Buscar
Riesgo de Ictus

¿Por qué el engrosamiento de las arterias cerebrales ocasiona síntomas?

Ya se ha comentado que las placas de ateroma dificultan el paso de sangre hacia el cerebro. Los problemas clínicos más frecuentes se ocasionan porque en la superfície de estas placas de ateroma se produce un coágulo de sangre (trombo), que es un acúmulo de células sanguíneas -como las plaquetas- y de sustancias que tienden a hacer más viscoso el contenido de la sangre. Un trombo es frágil, puede crecer de forma rápida y tapar toda la luz de un vaso, o puede romperse en fragmentos más pequeños (émbolos), que circularán po rlas arterias hasta quedarse encajados en un punto por el que ya no pueden continuar su viaje. En el territorio en el que queden encajados estos émbolos se detendrá la circulación, y aparecerán los síntomas del ictus porque una zona cerebral no recibe el aporte energético necesario. El proceso de formación de un trombo en una arteria se llama trombosis, y la rotura de un trombo y oclusión de una arteria distante es lo que se denomina embolia.

¿Por qué se obstruyen las arterias cerebrales?

Las arterias del cerebro pueden obstruirse por diversos motivos. En España, la causa más frecuente de obstrucción es la arterioesclerosis, que en la actualidad se considera una enfermedad inflamatoria crónica de las arterias. Como consecuencia de la arterioesclerosis, las arterias se engrosan progresivamente, y se acumulan diversas sustancias, como grasas, calcio o células de la sangre, que dificultan de forma progresiva el paso de la circulación sanguínea por las zonas arteriales lesionadas. Estos engrosamientos de las arterias se llaman placas de ateroma.

¿Dónde se forman los trombos cerebrales?

Los trombos cerebrales pueden formarse en cualquier territorio de las arterias cerebrales. Sin embargo, las placas de ateroma se sitúan con una especial frecuencia, en la población española, en dos arterias que se llaman carótidas y que se encuentran a ambos lados del cuello. La aorta es otra arteria en la que es frecuente la formación de platas de ateromas.

 

 

¿Por qué se rompen las arterias cerebrales?

Si excluimos los traumatismos, la causa más frecuente de rotura de una arteria cerebral es el envejecimiento. Por ello, las hemorragias cerebrales predominan en las personas de más de 60 años. Con los años, las arterias pierden flexibilidad y sufren cambios degenerativos que las debilitan y las hacen más vulnerables. Hay además otros factores que pueden hacer que estos cambios degenerativos sean más marcados y rápidos, por lo que la rotura de las arterias puede acontecer también en personas más jóvenes. Entre estos factores destaca principalmente la elevación de la presión arterial (hipertensión), la diabetes, el consumo de tabaco y algunas drogas.

¿Quién tiene más riesgo de sufrir un ictus?

El factor de riesgo más importante es la edad avanzada, aunque sería un error considerar que el ictus es un padecimiento exclusivo de la gente mayor. Así, a partir de los 55 años se dobla en cada década el riesgo de tener un ictus. Los hombres presentan mayor riesgo de ictus que las mujeres de más de 85 años. A pesar de este predominio masculino, el ictus causa más muertes entre las mujeres. También hay algunas razas con mayor riesgo de ictus que otras, por ejemplo los afroamericanos, o los hispanos; y dentro de Europa, es Finlandia el país con más elevada incidencia y prevalencia de ictus.
La raza caucasiana no es la de mayor riesgo, si bien en todas las razas hay un mayor riesgo de ictus cuando se dan circunstancias socioeconómicas desfavorables.

Copyright 2013 onmedic Networks   |  Declaración de Privacidad  |  Términos de Uso  |  onmedic